Posicione el perro de lado.
Agarre suavemente los dedos del perro con el fin de provocar un reflejo de retirar la pata.