Espaciar los obstáculos a una distancia que permitan un solo paso entre cada uno. Ajuste la altura para permitir una flexión de las extremidades.