El paciente es colocado en una posición confortable de lado. Colóquese detrás de las patas traseras.
Para hacer la extensión de la rodilla, coloque la mano sobre la porción inferior del muslo y la otra mano detrás de la tibia.
Asegúrese que la rodilla este bien soportada para evitar un estrés de más a la articulación. Haga la extensión de la rodilla lentamente. Las otras articulaciones de las patas deben quedarse en posición neutra (como si el animal estuviera de pie). Evite desplazar las otras articulaciones. Continúe haciendo la extensión de la articulación hasta que el paciente demuestre signos de incomodidad, como por ejemplo si contrae sus músculos, intentar moverse, girar la cabeza hacia usted o intenta retirarse. Mantenga la posición de 15 a 30 segundos.