Rasque vigorosamente el dorso de la parte posterior del perro. A algunos perros les gustará tanto esto que bailarán transfiriendo su peso de un lado al otro.