Con un arnés o una correa (o simplemente con sus manos), ayude al perro a ponerse de pie sujetando sus caderas con la correa. Manténgalo en esta posición hasta que este se canse y quiera sentarse o echarse al suelo. Este ejercicio resulta útil para enseñar de nuevo al perro a levantarse antes de caminar.