Con ayuda de un juguete o de una recompensa, haga que su perro se suba al cojín de equilibrio (o colchoneta de equilibrio) y que se siente posteriormente.